Golpe en Brasil. UN ATROPELLO Y UN RETROCESO DEMOCRATICO

 

El golpe de Estado en contra del gobierno de Dilma Rousseff forma parte de una escalada de la política imperialista junto a sus aliados locales, los grandes grupos económicos, los partidos de la derecha y los medios de comunicación.

Las conquistas democráticas que hoy están en peligro fueron ganadas por el pueblo en heroicas jornadas de lucha, no fue un regalo de ninguna élite ni de ningún  poderoso,  al igual que las políticas económicas que buscan aliviar la exclusión y el empobrecimiento de grandes masas de la población.

Es por ello que cada vez que surgen gobiernos que muestran una posición más favorable hacia los sectores marginados o se opone a las políticas del imperialismo, comienzan los procesos de desestabilización y los ataques.

Así ocurrió con el gobierno de Fernando Lugo  y ahora con Dilma Rousseff en Brasil, electos con el voto popular, eliminados con el voto de los políticos corruptos, vendidos a los poderosos que buscan mantener su poder y sus privilegios.

Los gobiernos progresistas surgieron ante la aplicación de las políticas neoliberales, de privatización del patrimonio público y de las riquezas nacionales, de plena garantía a las transnacionales para operar sin ningún tipo de control.

 A pesar de la magnitud de lo que representa lo ocurrido en Brasil con la separación de la presidente  Rousseff,   no todo puede explicarse por el boicot y la desestabilización, también pone en evidencia las consecuencias de la alianza con sectores de la clase dominante, junto a la aplicación de planes de ajuste ante la  recesión económica y la falta de solución al problema de la corrupción en el aparato de Estado.

El Partido Convergencia Popular Socialista (PCPS) sostiene que ante el ataque de las fuerzas de la derecha se debe profundizar el programa democrático, consolidar un frente que aglutine a las fuerzas populares, democráticas y socialistas que realice las transformaciones necesarias para avanzar y evitar estos retrocesos que favorecen a los sectores más conservadores y oligárquicos de la sociedad.

¡Solidaridad con el pueblo brasileño ante este atropello y este retroceso democrático!

Asunción 13 de mayo 2016

Ernesto Benítez
Secretario General

Gustavo Torres Grossling
Secretario General Adjunto

 

Comunicado: OCUPACIÓN DE COLEGIOS POR UNA MEJOR EDUCACIÓN

La rebelión de estudiantes secundarios que comenzó ayer con la toma del Colegio República Argentina y se extendió a varios colegios más de la capital y el interior, es la respuesta a un sistema educativo en crisis que fomenta la mediocridad, la politiquería y la corrupción.

Al comenzar la protesta, la posición del gobierno y de la fiscalía fue la de enviar una dotación de cascos azules para amedrentar y reprimir a los estudiantes, además de atropellar la puerta de entrada para ingresar al edificio como si fueran delincuentes los que reclamaban su derecho.

La ministra Marta Lafuente debe irse por su incapacidad para mejorar la política educativa que sobrevive con los mismos vicios de siempre, situación agravada por la baja inversión del Estado y la aplicación de la política neoliberal de fomentar la creación de entidades privadas que solo buscan el lucro, en detrimento directo de una educación pluralista, democrática y de nivel científico.

Basta de jugar con la educación, de someter a los jóvenes a un sistema perverso que no les permite una formación académica adecuada. El futuro de un país se construye con ellos hoy, no con la represión ni descalificándolos, se construye trabajando con los docentes por reformar un sistema obsoleto e inútil, mejorando la formación y las condiciones laborales.

No solo los edificios de escuelas y colegios están por caerse, el sistema completo está en crisis y requiere de medidas urgentes. Los estudiantes secundarios están reafirmando la existencia de un problema grave, como lo hicieron el año pasado los estudiantes de la Universidad Nacional de Asunción (UNA) que lograron la destitución del ex-rector Froilán Peralta y varios decanos involucrados en hechos de corrupción y nepotismo.

El Partido Convergencia Popular Socialista (PCPS) saluda con fuerza la movilización de estudiantes secundarios y hace un llamado de solidaridad con su lucha.

¡Viva la movilización y la lucha de los estudiantes!

Asunción, 4 de mayo de 2016.-

ERNESTO BENITEZ
Secretario General

GUSTAVO TORRES GROSSLING
Secretario General Adjunto

1 DE MAYO: Día de unidad y de lucha

En el Día Internacional de los Trabajadores, el Partido Convergencia Popular Socialista (PCPS) saluda fervorosamente a todos los trabajadores y trabajadoras de país. El 1 de mayo es un día de unidad y de lucha por mejores condiciones de vida y contra la explotación.

El deterioro creciente del salario y el alto nivel del desempleo, la persecución sindical, la falta de cumplimiento de las leyes laborales y la migración de la población del campo a las ciudades, son algunos de los puntos de un programa inmediato de lucha de la clase obrera y todo el movimiento popular.

La política neoliberal, represiva y antipopular del gobierno de Cartes hace aumentar la pobreza y el endeudamiento público, mientras se mantiene en crisis permanente  el Instituto de Previsión Social (IPS) cuyos fondos son utilizados ilegalmente por entidades del Estado para solventar gastos e inversiones.

Al mismo tiempo resguarda y protege a los sectores económicos poderosos para que sigan acumulando super ganancias, sin cobrarles impuesto cuya recaudación debería destinarse a proyectos sociales, como es el caso de los sojeros y otros.

Así como ocurrió hace pocas semanas con la gran movilización de organizaciones campesinas y cooperativistas que lograron sentar al gobierno en una mesa de negociaciones y alcanzar un acuerdo, la clase trabajadora está en el comienzo de un gran lucha por sostener sus conquistas históricas y avanzar junto al movimiento popular para construir una sociedad más democrática y justa.

¡Viva el 1 de Mayo!
¡Viva la unidad de los trabajadores del campo y la ciudad!

Asunción, 1 de mayo de 2016

Comité Ejecutivo Nacional (CEN)
PARTIDO CONVERGENCIA POPULAR SOCIALISTA (PCPS)